Autoridades de Brasil suspendieron el partido Brasil-Argentina

DEPORTES.

Escándalo: a los 6 minutos de juego las autoridades sanitarias locales suspendieron el partido entre Brasil y Argentina.

Las autoridades sanitarias brasileñas ingresaron al campo de juego apenas minutos después de que hubiera comenzado el espectáculo deportivo.

Apenas 6 minutos después de que hubiera empezado el espectáculo deportivo, las autoridades sanitarias brasileñas ingresaron al campo de juego e impidieron que continuara. Fue así como comenzó el escándalo que acabó en la suspensión de la disputa por las eliminatorias y cuyas consecuencias para los equipos todavía se desconocen. 

Según afirmaron las autoridades de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (ANVISA), había cuatro jugadores que no estaban autorizados para estar en el campo de juego, ya que habían llegado desde Inglaterra y no habrían cumplido el protocolo sanitario que Brasil dispuso para quienes llegaran de dicho destino. Los jugadores en cuestión son Dibu Martínez, Cuti Romero, Giovani Lo Celso (más Emiliano Buendía, quien quedó en el banco).

Cabe recordar que se esta situación era de público conocimiento hacía días y finalmente la presencia de los jugadores había sido confirmada por la FIFA y la Conmebol. Sin embargo, a menos de tres horas del inicio del duelo, ANVISA aconsejó una cuarentena obligatoria para los futbolistas del seleccionado argentino Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, procedentes del Reino Unido. En este sentido, las autoridades locales pidieron que se les impidiera continuar en el país por haber violado las normas migratorias dispuestas por la pandemia de coronavirus.

Por eso, Anvisa denunció que esos cuatro jugadores mintieron en la declaración jurada que firmaron al entrar a Brasil, provenientes de Caracas, omitiendo que hacía no menos de 14 días habían estado en Inglaterra.

No obstante, dado que estaban autorizados por FIFA y Conmebol, los futbolistas fueron al estadio y el partido comenzó. Apenas minutos después, en la zona de los bancos de suplentes, se empezaron a acumular personas que parecían discutir. Fue allí que ingresó una autoridad sanitaria, que llevaba una orden en el bolsillo trasero del pantalón, con la orden de llevar a aislamiento a los jugadores citados. 

Ante el pedido de Anvisa, la delegación argentina se retiró de la cancha y se fueron a los vestuarios.

Ya con la suspensión prácticamente consumada, Messi volvió al campo de juego, aunque ya sin su camiseta y con la pechera. Fue entonces cuando comenzó a hablar con las autoridades sanitarias, junto son Scaloni y Tite, para tratar de entender qué estaba pasando. «Hace tres días que estamos acá, ¿estaban esperando que empezara el partido para venir?», afirmó el flamante jugador del PSG.

Comunicado de Conmebol

Minutos después de que se hubiera suspendido el partido de manera oficial, en la cuenta oficial de Conmebol publicaron un comunicado en el que hicieron referencia al suceso.

«Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido», afirma la autoridad.

A continuación, en el mismo hilo de Twitter, aseguraron: «El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes».

Finalmente, desde Conmebol afirmaron que la organización está en manos de la FIFA, por lo que es esa institución la que debe disponer cuáles son los pasos a seguir.

El escándalo en las redes

Rápidamente, por la sorpresa que generó en los espectadores -además de los jugadores y autoridades deportivas-, el tema entró entre las principales tendencias de Twitter.

Ver más | iprofesional.com